jueves, 2 de julio de 2009

Que los sueños no te quiten de la realidad.
Que la realidad no te prohiba soñar.
Que el amor no te haga sufrir.
Y que el miedo a sufrir no te prohiba amar.